Las autoescuelas notan un descenso de inscripciones | Alrededor de la decena de empresas han cerrado en los últimos meses a causa de la crisis.

La crisis ya no entiende de sectores. Aunque todavía no se ha cuantificado el descenso de inscripciones para obtener el carnet de conducir, el presidente de la Federación de Autoescuelas de Vizcaya (APAVI), Iñigo Montenegro, explica que “en los últimos meses ha descendido de manera destacada el número de inscripciones” y la preocupación está lógicamente centrada en “la subsistencia del sector”.

Este descenso, desde APAVI, lo achacan a que, entre otras cosas, “el año pasado hubo un cambio normativo y se esperaba un cambio del tipo de examen, por lo que se registró una mayor afluencia en el primer semestre de 2008 que en el segundo”, y además los inmigrantes también supusieron el año pasado un número importante de matriculas.

Con la situación económica que estamos viviendo, el horizonte de las autoescuelas no se presenta muy halagüeño. “Al fin y al cabo esto es un producto de consumo y si no hay dinero pues no se puede adquirir”. Es decir, han pasado de tener una gran demanda y no dar abasto a idear atractivas estrategias de captación de alumnos para poder remontar sus negocios “desde que comenzaron a subir las hipotecas”.

Y es que las autoescuelas normalmente viven de la licencia clase B y “ese es el que está un poco en recesión. En muchos casos es una ralentización de la obtención del permiso, la gente tarda más tiempo en sacarlo. Lo hace por fases porque sino el desembolso se hace en muy poco tiempo y al cliente eso no le interesa”.

Las autoescuelas, en los últimos años, eran negocios con un gran atractivo, pero gracias a la situación económica y a la ralentización de la obtención de las licencias, en Bizkaia cerca de una decena de empresas han cerrado en los últimos meses. “Algunas pueden ser por jubilación, pero antes se traspasaban y eran un negocio rentable. Ahora no resultan atractivas”, apunta Iñigo Montenegro.

Por consecuencia, también se ha estancado la demanda de profesores. Acostumbrados a ver una infinidad de anuncios de “Se necesita profesor de Autoescuela”, ahora apenas hay demanda. Y es que el año pasado salieron alrededor de cien vacantes en Euskadi ante la actividad frenética que vivían las autoescuelas. Era el negocio del siglo. Pero al final “el mercado se ha estancado un poco. Al haber menos alumnos y menos demanda de exámenes, también hacen falta menos profesores”, indica Montenegro.

Cursos para los puntos

Aunque pueda parecer que los cursos para recuperar los puntos del carnet puedan salvar la situación de las autoescuelas, no es así. Los cursos por puntos son una concesión, que en Euskadi la tiene la Confederación de Autoescuelas y que está repartida entre 14 centros, de los cuales 7 centros están Bizkaia. “Los centros que hay son pocos y tampoco da para mucho”, señala. “Desde 2006 hasta ahora se han hecho muy poquitos cursos y con muy pocos alumnos, aunque en los últimos meses ya se está notando un incremento”, por lo que todavía no resulta muy rentable para estos centros.

EL APUNTE

Atención con los descuentos

Los centros de formación han recurrido a sugerentes ofertas y descuentos. Desde APAVI recomiendan especial cuidado “porque las autoescuelas están sometidas a un régimen reglamentario del Gobierno vasco y hay que cumplirlo: instalaciones, vehículos. Además, se recuerda a los usuarios que deben disponer de un contrato donde pongan las condiciones que les están ofertando, incluidas las económicas. “El consumidor debe saber que todas las ofertas que se están haciendo tienen que estar reflejadas en el contrato de enseñanza del alumno. Es obligatorio por reglamento”, concluye Montenegro.